Counter Stats
accomodation gold coast
accomodation gold coast Counter

 

Ellas se perdieron en la niebla

Acuérdate hombre, los largos metros que caminó
Solo, miserable, bajo los pasos mágicos de ellas;
La ciudad aterrada miraba las lindas caras
¿Qué ha sido de nuestro hermoso porvenir?
Ha rodado muy lejos, ya no hay flores en el jardín.

La niebla iluminaba nuestros harapos
que se amontonaban al final del día,
la habitación vieja y con olores a otros quehaceres
Destrozaba los pasos de ellas,
Me pare muy tarde var que fue
Hoy, parecemos fantasmas de calles, también en el
Rincón de la alcoba vieja.

¡Lo siento! Te hablo de vida nueva y no se ve,
Tengo la cara con la niebla en sueños
por eso te digo, hombre
"Yo soy feliz teniendo tu brazo junto al mío"
Tenga paciencia que ellas no nos recuerdan.

Quiero robar el profundo de tus ronquidos esta noche,
Descansemos de algunos escalofríos de ellas,
Que muy pronto será otro año que comenzará hoy,
Para no perder las flores que se fueron

 

Esto pasa en la calle

En la fila del teléfono sobra una mirada,
Se nota que la vigilan los muchachos por dentro,
Ella tiene la cabeza perfecta y sin miedo a otros;
Al frente hay una vitrina de un vendedor ambulante
En la labor de ella le ayuda la vestimenta
Con la imagen de cigarrillos y caramelos.

La niebla, arregla la belleza
Del salón de la calle
Al engullir la pasada de carros,
Pero baila la orquesta del viento en los andenes
A través de pasos y miradas largas...

Él turba pasos con un poco de tierra
Un montón de basura que llora
al ver el carnaval del terror y furor
Se escapa en los oídos de las moscas
Que bailan alrededor de la basura hoy.

Se comienza un momento por dentro
Y la cabeza perfecta sigue sin miedo
Por la vitrina del vendedor ambulante
Que engulle la parada de los carros
Ellos ven la orquesta del viento en los andenes
Al ver la mirada del teléfono que sobra,
A través de los pasos y visiones largas,
Para qué fue lo que pasó en la calle.

Del salón de la calle salen pasos fúnebres
Que turban el montón de basura que llora
Alrededor de los oídos de las moscas
Que ven la mirada del teléfono
Y la parada de los carros con miedo
Además el vendedor ambulante no tiene miedo
De ver el furor de la tierra adentro.

 

 

Maria Amparo Amaya
1947 Carmen de Carupa, Cundinamarca

Mientras que Alma de la Calle va pregonando que nació un día en que Dios estaba loco, va dejando en las caras de los personajes que embola la expresión de sorpresa cuando se enteran que además de lustrar se dedica a escribir poemas y cuentos. Ha publiciado el libro de poemas Escribiendo como loca y el de cuentos Mi mente es así ...por el cuento. muchos de sus poemas aparecen publicados en periódicos y revistas especializadas en el tema.