Counter Stats
accomodation gold coast
accomodation gold coast Counter

 

Del fuego

Toda la noche vi crecer el fuego
José Emilio Pacheco


Toda la noche vi crecer el fuego
y no pude tocarlo
ni sumarme a su encuentro luminoso.

Toda la noche supe de su danza
de su comercio con el viento
y no quise unirme a su llegada
ni celebrar su magnífico retorno.

El fuego es la renuncia de las cosas
a su aspecto tenaz, su dibujo.

Toda la noche vi crecer el fuego

y no conocí su voz
ni apuré su llama.

Y aquí estoy
en este paisaje de cenizas.


Los nombres olvidados

Vivo sin mí, inmóvil,
ausente de mi cárcel de palabras,
sin la forma precisa para el canto
en este día sin tregua y sin resquicios;
cuando celoso de sí mismo el aire
no se desata en viento,
cuando nada me entrega su sentido
y no encuentra camino hacia mis ojos
ni el cielo ni los nomnres de la tierra,
porque yacen serenos y completos
y en su ser se alimentan y se engendran.

Cumplen en sí la estatua de su vida
tanto el ser mineral como la espuma,
pues mis nombres tal vez están cansados
y en el árbol no pinten ningún verde
ni en el azul la sombra que enamora,
y no sepan oír en el silencio,
lo que la tarde le dice a los jardines.

Cifrados cantos, oscuros se celebran
al aire prodigioso de la noche
o en la obstinada luz que a mí se nienga.

Atiendo, espero,
oigo el rumor al verso de mi sangre.


Cactus

Cerrado, solo, en obsesivo
despliegue de sí mismo;
tenaz, concéntrico,
prolongación y cifra
de una hermética savia laboriosa;
imperceptible y muda
elevación de un vértigo.


Figura

La noche traza su ecuación de sombrtas,
rigurosa y distante geometría.

Otra lenta figura, otro tacto,
se cumple entre nosotros
cifra pasos, calles, nombres,
ciudades que serán nuestras miradas,
dibujando
el arduo desencuentro,
la misma álgebra oscura
que otra vez repetimos sin saberlo.


Carpintero

La evidencia del carpintero
se deja escuchar: antes de verlo
resuena en lamañana
su decidido pico
en su trabajo de liberar al tronco
de los insectos obrantes que él precisa.

El carpintero practica
un minucioso análisis
de probabilidades:
toca la puerta de los árboles
interrumpe el silencio
y le dibuja el tatuaje de su tenaz.

 

Blanca Luz Pulido

México, D.F 1956

Poeta, ensayista y traductora. Estudió Lengua y literaturas hispánicas en la la Universidad Autónoma de México. Fue miembro del Tercer Programa para la Formación del Traductores del Colegio de México. Ha publicado los siguientes títulos de poesía: Fundaciones (Cuadernos de Estraza, 1980), Ensayo de un árbol (Oasis, 1972), Estación del alba (UAM, 1992), Reino del sueño (Aldus, 1996), Cambiar el cielo (UAM - Verdehalago, 1997), Los días (Colibrí- Secretaría de Cultura de Puebla, 2003), Pájaros (Lunarena, 2005) y Al vuelo (Ediciones de Educación y cultura, 2006).