Counter Stats
accomodation gold coast
accomodation gold coast Counter

 

Morir

Morir como una flor en el seno de dos olas instantáneas
ante el indeciso fulgor de una dicha imprevista y cercana

Morir como un pájaro que cae entre nubes de rosados anillos
entre tallos de vibrátiles pestañas y copas de luz impalpable

Morir en un castillode mercurio al resplandor de una amorosa mirada.
Morir vienco el sol a través de gaseosas laderas.
Morir con una rosa cortada al fuego de la noche
Morir bajo una lluvia de sedosas escamas.
Morir en las fragantes olas de unas sienes sensibles.
Morir en esta ciudadela esculpida en una desierta mañana.
Morir llevado por el mar que respira contra los muros de mi casa
Morir en una súbita burbuja de amora punto de no ser más que vacío.

Morir como un pequeño caracol que el mar deja rezumando en las arenas blancas igual que una sonrosada oreja cubierta de rayos estivales.

Morir para encontrar la escultura bajo tierra de un viejo sueño humano.

Morir donde las aves toman rumbos desconocidos entre las olas y la noche, entre un sutuoso iris y el deslumbrante laberinto de la fauna en acecho.

Morir en la distancia de tu cuerpodesnudo como un jirón de nácar inflexible, de lácteos racimos y agudas flores esparcidas apasionadamente.

Morir sólo en la tierra al tibio ramalazo dela aire caído con amoroso peso y al temible contacto de una piel suave y frescamente colmada.

Morir en un mimoso dúo de estrechas flautas deoro a media agua de tus ojos bajo la tierra incandescente.

Morir asido a una dura garganta en la silenciosa espuma del follaje.

Morir junto a una cabellera que barre el fondo de las minas de preciosas llamas que han de ser brillante gas en la nocturna velada de mi amor.

Morir a nivel de una sonrisa delicada.

Morir en un lago de fría seda donde hierven las ardientes piedras del mediodía, en tus ojos de pequeños frutos solitarios donde la tarde es hoja de miel inhollable.

Morir en un cuerpo embellecido por la más remota nieve.

Morir sintiendo que en la tierra aún son hermosos la sangre, el desorden y el sueño.

 

Bajo los ojos del amor

Aun eres tú en medio de una incesante cascada
de esmeraldas y de sombras, como una larga
palabra de amor, como una pérdida total.
Aún eres tú quien me tienes a tus pies
como una blanca cadena de relámpagos,
como una estatua en el mar, como una rosa
deshecha en cortos sueños de nieve y sombras,
como un ardiente abrazo de perfumes en el centro del mundo.

Aún eres tú como una rueda de dulces tinieblas
agitándome el corazón con su música profunda
como una mirada que enciende callados remolinos
bajo las plumas del cielo, como la yerba de oro
de una trémula estrella, como la lluvia en el mar,
como relámpagos furtivos y vientos inmensos en el mar
en el vacío de un alma donde la nieve descarga
en una ventana hecha con los resonantes emblemas del otoño,
como una aurora en la noche, como un lato puñado de fechas
del más alto silencio aún eres tú, aún es tu reino

como un hermoso cuerpo solitario que baña la memoria
como un hermoso cuerpo sembrado de soledad y mariposas
como un torso cálido y sonoro, como unos ojos donde galopa
a ciegas mi destino y el canto es fuego
fuego la constelación que desata en nuestros labios
la gota más pura del fuego del amor y de la noche
la quemante palabra en que fluye el amor aún.

Vida continua

Árbol que eres un penoso relámpago,
viento que arrebatas una ardiente materia,
bosques de rayos entre el agua nocturna,
¿he de decirles que para mi se está formando
una pesada joya enmi corazón, una hoja
que hinde como una estrella el refugio de la sangre?
Ignoro otro paso que no sea como un vuelo
reposado y profundo, ignoro otro paso lejano,
ola que fuese más clara que la vida en mi pecho.

Sepan que estoy viviendo.
nubes; sepan que canto
bajo la gloria de la tarde, solitario

Sepan que estoy viviendo, que me aprieta el cielo,
que mi frente ha de caer como una lámpara vacía
a los pies de un estatua que vela tenazmente.

Javier Sologuren Lima 1922

Ha publicado: El morador(Lima 1944), Detenimientos(Lima 1947), Dédalo Dormido(México 1949) Bajo los ojos del amor(México 1950). Otoño, Endechas (Lima 1959) y Estancias (Lima, 1960). La Pontificia Universidad Católica del Perú recogió sus obras completas en IX tomos.