Counter Stats
accomodation gold coast
accomodation gold coast Counter

 

Del atardecer y del viento

En la paz de este día,
hoy es la cordillera casi un telar salvaje
donde mi fantasía,
como una lanzadera,
trama y urde un paisaje de azul melancolía.
El sol, descolorido, ictérico y simpático,
padece, inadvertido, algún trastorno hepático.
Y su amarilla anemia,
platónica y sencilla,
acierta con la tónica
de cualquier neurastenia.
Y las nubes, jamonas,
viejas y solteronas,
tejiendo con paisajes
—cual si fueran bolillos—
macilentos celajes,
inflando los carrillos,
soplan sobre la tierra
la rosa de los vientos.
En estas horas pávidas,
en las costas doradas,
son los barcos de vela,
con las lonas hinchadas,
como mujeres grávidas y solas...
Y sobre el mar se aduna el ritmo
de las olas y el vaivén de la cuna.


Disparatorio de los sueños
A mis amigos que tienen sentido común

Vanos son los empeños
y es capciosa
toda ingenua intención
por demostrar
que, en mi humano reducto,
vivo
una vida absurda
y tempestuosa,
ya que la vida humana
es el producto
lógico de los sueños.

El mundo
de la almohada,
carece de color.
Es el paisaje
de la Nada ,
en donde las visiones,
de manera salvaje,
se mueven
y pasean
sólo en dos dimensiones.

Cuadros
sin perspectiva,
vivencia
ni argumento,
veloces,
instantáneos,
muy más que la conciencia,
lo es el pensamiento.

Velocidad inerte,
proyectil
en reposo
que figura
la parábola gris,
la trayectoria,
sin memoria,
de los sueños,
por donde, en un instante,
como una lagartija,
aparece la vida.

El sueño
es la lejana,
la brumosa impresencia
que encerroja
el secreto
de la humana existencia.

Muchísimo,
muy antes
que el ombligo
nos tomara pensantes,
el reino de los sueños
fue testigo
de los seres
errantes.

Y su vértigo, inmóvil,
nos devuelve,
con creces,
explicando el gran móvil,
el vegetal misterio
de la ojiva ritual de los cipreses.

¡Del país de los sueños
procedemos,
y al país de los sueños
regresamos!
Y jamás he podido
saber
a ciencia cierta
si la vida despierta
es farsa
del dormido,
o si es que son los muertos
de la muerte
y también
de la locura.

Incolor fulminante,
rendija
ensombrecida
—los que serán, que son
y siempre han sido…—
los que sueñan
despiertos…

Moraleja:
por lo tanto,
querido Desiderio,
no pretendas lograr que tu
consejo
alborote
los ritmos del misterio.
Viejo,
¡no seas pendejo!


Disparatorio de la infancia desvalida

Cuando miro
a los niños
pobres
de mi ciudad,
me hace guiños
en el alma
un suspiro,
y, luego, me pregunto
si su infancia es verdad…

Qué bello
es el conjunto
de los desarrapados,
ahora, en Navidad,
cuando son recogidos
y hacinados
en mitad de la vía
por un Club de Piedad,
entre
la gritería
u el alborozo
brutal del municipio,
para echarles un trozo
de caridad avara
y el ripio
de la filantropía
sobre la cara,
sin que el cielo
haga caer deshecha,
para que muerda
el lodo
esa mano derecha
que se gozó con todo
cuanto hizo la izquierda…

¡Oh! niñez desvalida
que entregas
tu miseria
para que en esta feria
de la vida
se consuma el prodigio
sombrío,
injusto, rancio y viejo,
que rubrica
un prestigio
contra el blando pellejo
¡de tu lánguido estómago vacío…!
¡Niñez menesterosa:
por supuesto
que no eres otra cosa
que axiomático
y nítido pretexto
aristocrático…!

Para el gran espectáculode nuestra caridad
municipal,
es un ligero obstáculo
que no infunde temor,
por lo insignificante,
ver cómo se confunde,
sin malicia,
el guante
blanco
de cabritilla,
con el color
de la mejilla
que la mano acaricia.
Si
hay algo criminal
que el odio inflama,
es eso
que se llama
la caridad social…!
¡Pues
la limosna
inmoral,
que da el azote
de vileza,
no retuerce el dogal
contra el gañote
de la infame pobreza,
con que se ha perpetuado,
en forma seria,
un irrisible Estado
que jamás ha mirado
como un imposible
la miseria…!

Alberto Mosquera

Popayán 1901 - 1966 Bogotá

El seminario de Popayán le otorgó el título de de bachiller en filosofía y letras. Siendo guerrillero en la lucha contra el Perú empezó a escribir sus Disparatorios, publicado por vez primera en medellín en 1942. Una segunda reedición se realizó en 1955 por el Ministerio de Educación.