Counter Stats
accomodation gold coast
accomodation gold coast Counter

 

Revolución

Una mano
más una mano
no son dos manos
Son manos unidas
Une tu mano
a nuestras manos
para que el mundo
no esté en pocas manos
sino en todas las manos


Mitú

A Mitú se viene a vivir,
oír cantar los arrendajos,
olvidar.

El que no venga a oír
el silencio cristalino del río,
el furor deshojado de la selva,
mejor no venga al Vaupés.

Mitú es el reino de las tempestades,
mañanas de luz sin esperanza,
aquí la vida es sol,
serenidad,
vivir entre el verde y el azul,
la eternidad.

 

 

Gonzalo Arango
Andes (Antioquia) 1931 - Tocancipá 1976

Inició estudios de Derecho en la Universidad de Antioquia, antes de fundar El Nadaísmo en 1958. Cuentista, ensayista, dramaturgo, novelista, poeta y periodista. Colaboró en los diarios El Colombiano, El Espectador, Cromos, El Tiempo, y Revista Universidad de Antioquia.

Libros de poesía: Manifiesto dadaísta (1958), Sexo y saxofón (1963) y prosas para leer en la silla eléctrica, Providencia, Fuego en el altar y adangelios.

Como dramaturgo escribió Prometeo desencadenado (laureado en el concurso de teatro de 1963), Susana Santa, Los dadaístas, Los ratones van al infierno, Nada bajo el cielo raso (1960) HK 111 y la consagración de la nada (1964).

 

El Nadaísmo por Jotamario Arbeláez

 

El Nadaísmo nació en medio de una sociedad que si no había muerto, apestaba. Apestaba a cachuchas sudadas de regimiento. Apestaba a factorías que lanzaban por sus chimeneas el alma de los obreros; apestaba al pésimo aliento de los discursos; apestaba a las más sucias maquinaciones políticas, apestaba a cultura de universidad, a literatura rosa, a genocidio, a miseria, a tortura, a explosiones, a plebiscitos, a pactos a peste.
Entonces unos jóvenes dejaron su Coca - Cola a medio tomar para gritar basta.

Terrible 13 Manifiesto Nadaísta

Desde nuestra aparición nadaísta en el infierno de la sociedad colombiana, ha crecido una rosada ola de maldad en los espíritus. Una oscuridad terrible se cierne sobre nuestros corazones que encarnan el peligro de un nuevo amor hacia la historia.

A temprana edad conocimos el gusto de la grandeza y de la fama, y sin pedirle permiso a los oráculos nos erigimos en los profetas del mal y de la destrucción.

Hemos gozado de la admiración frenética de la juventud, que ve en nosotros la encarnación de un oscuro heroísmo.

Hemos desertado nuestros amores, credos, fanatismos, esperanzas, recuerdos y felicidades, no por otros idealismos, sino a cambio de nada, o por una oceánica indiferencia.

Consideramos que era ya demasiado tarde para luchar, triunfar, pensar, amar, trascender y ser formales como seminaristas, porque vivimos tiempos de terror y muerte, y las estrellas del cielo han sido sustituidas por temibles signos anunciadores de guerras atómicas y aniquilaciones terrestres.

Nos convencimos que la vida era breve y que no había tiempo sino de vivir y no complicarnos con las causas de los humanistas y los redentores.

Entonces legitimamos una vez más el sentimiento de que era el hombre la pasión y el centro del universo, y consagramos nuestra vida a rendirnos una adoración limitante con la idolatría.

A partir de esta reivindicación de nuestras prodigiosas desilusiones, hemos emborrachado nuestros cuerpos hasta la locura...

hemos crucificado nuestros sexos en las caderas de lolitas y proxenetas...

hemos viajado en alguna dirección huyendo de nosotros mismos, sin rumbo, sin destino, porque el hombre no tiene sino sus dos pies, sus zapatos rotos, y un camino que no conduce a ninguna parte...

hemos ido a reposar en los pinares nocturnos fuera de la ciudad agobiados por la angustia, la soledad y el aburrimiento...

hemos hecho fogatas en la oscuridad, y asado en las brasas un recuerdo de amor, o un pedazo de ternera...

nos hemos amado sin pasión bajo el fuego trepidante de las locomotoras, porque lo que verdaderamente amábamos no era digno de nosotros...

nos hemos desvestido bajo el foco de bujías glaciales de luz y mirado nuestro sexo como un gusanito triste...

nos masturbamos con sadismo y brutalidad y a ese acto solitario consagramos un amor puro y esquizofrénico...

hemos dormido en nuestros cuartos tristes como en las oscuridades del topo, sin importarnos que el mundo sigue girando movido por un misterioso mecanismo...

hemos bailado danzas locas con negras sudorosas bajo el resplandor de las antorchas en la selva, o bajo biliosas bujías de prostíbulo...

hemos alabado a los pederastas que se besan a la luz del sol desafiando los sexos y el rubor de los policías que guardan la moral pública...

hemos hecho conspiraciones con el hampa para que realicen impunemente sus violaciones, sus incendios, sus genocidios, sus profanaciones, sus asesinatos y sus hurtos...

hemos convidado a los garitos a nuestras amistades reputadas para que los desplumen los tahúres con barajas marcadas, y luego hemos repartido las ganancias...

hemos destruido los lamparios del templo en la oscuridad límite del alba para esquivar la mirada iracunda de los dioses dormidos...

hemos robado en el comercio lo que necesitaba el apetito y apedreamos las vitrinas inaccesibles a nuestro deseo...

hemos asaltado en la noche a un transeúnte para conocer el rostro del miedo y luego lo pusimos en libertad. Nos hemos burlado de su miedo y del orín que destilaba por el pantalón ante la amenaza metafísica de nuestros puñales niquelados cortantes como chispas de hielo...

hemos blasfemado en el silencio para que retumbe la voz en los nidos de los rascacielos y golpee con furia las ventanas de las habitaciones donde se reza o se copula...

hemos escarbado los basureros como gatos famélicos en busca de la suciedad humana y nos ha parecido que el hombre es el animal más puerco de la zoología...

hemos fumado colillas de cigarrillos en los escupideros de los teatros, prefiriendo los de boquilla y los nimbados de colorete...

hemos hecho mixturas de sustancias viscosas y hemos transubstanciado el alcohol en una loca explosión de vértigos...

hemos bebido tragos acerados que quemarían los cinco estómagos de la vaca, y derretirían las entrañas poderosas del buitre...

hemos alucinado el espíritu con drogas y mescalinas para que sucumba la razón y flote el subconsciente tenebroso legendariamente oprimido...

hemos engañado a las amantes con votos de fidelidad, pero las traicionamos con rameras que nos aseguran bajo juramento de honor las cruces de la sífilis, y una maravillosa colección de blenorragias. En sus lechos podridos gozamos del amor impuro y de las enfermedades...

nos hemos cansado de amar en lechos católicos y en lechos mercenarios, y en el colmo del hastío ensayamos el odio y la indiferencia sádica hacia los sexos. hemos elegido en cambio las vulvas de las ranas o el sexo hiriente de las lechuzas por parecernos de sexualidad más idealista...

hemos prometido la desesperación y la muerte, porque la felicidad y la vida son heredad común de los idiotas y de los cocheros...

creemos enormemente en la santidad del crimen y hemos crucificado en altares de sangre a nuestras vírgenes para que regresen Atila, Nerón, Eróstrato, Judas y todos los asesinos de la historia... hemos deseado instaurar un gobierno que sea superior en crueldad a todas las tiranías criminales...

hemos deseado que sucumban los débiles, los justos, los desheredados, los puros de corazón y los imbéciles...

hemos añorado en calidad de hombres libres el retorno implacable de la inquisición, de las persecuciones y de las pestes mortíferas que han azotado a la humanidad para que el espíritu sea ungido por la sangre y el sufrimiento...

nos hemos orinado en los asfaltos calientes para ver ascender el humo en forma de plegaria hasta cielos de creencias contradictorias...

dejamos de creer en los dioses vencidos por la máquina para revertir nuestro ateísmo militante en la adoración de las locomotoras y los cohetes de velocidades supersónicas y ultraluminosas...

hemos comulgado, orado sin fe, profanado y blasfemado para desafiar la indignación de los dioses y para que lo divino penetre nuestra carne miserable así sea a través del rayo o del remordimiento...

hemos padecido la miseria con un odio a muerte por el Capital, pero no trabajamos porque el trabajo es atentatorio contra la poesía y contra la dignidad humana...

hemos comido migajas de pan negro y bebido aguas sucias en las alcantarillas para defender el ocio contra el trabajo y la inutilidad de toda acción. Pero también nos hemos hartado de menúes europeos en los "night clubs" con el producto de nuestras actividades anormales...

nos hemos bebido, comido, fumado y acostada a la burguesía que ve en nosotros la continuación de los valores aristocráticos, pero nos burlamos de su admiración y de paso nos vomitamos en sus floreros y en la bóveda azul de sus retretes...

hemos abdicado los últimos gramos de amor a cambio de una nota de jazz que reviente en nuestros oídos como la trompeta del juicio final...

hemos identificado las profecías del apocalipsis con la guerra atómica, y nos lamentamos con la cobardía de nuestros jefes de Estado que no se deciden a matarnos...

somos partidarios de las guerras termonucleares y de las armas radioactivas, y estamos políticamente de parte de la potencia que quiera destruirnos y estallarnos como una bomba de jabón en un día pálido de la primavera...

hemos dudado de toda fe, de toda verdad revelada y heredada, no creemos en nada, ni siquiera en nosotros, pero hemos ratificado la bondad de nuestros instintos insaciables, y la confusión maravillosa de la esperanza...

hemos conservado la sangre fría ante las desgracias innumerables de nuestro tiempo...

hemos predicado la necesidad del suicidio y regalamos la receta de nuestros venenos letales. Festejamos la muerte de esas víctimas que sucumben ante la evidencia de nuestras predicaciones malignas, y nos regocijamos porque no despertarán nunca más en la eternidad...

hemos hecho el amor en sitios prohibidos para prolongar el espasmo y los sacudimientos ante el peligro, y nos han encarcelado por aplicar la estética en el erotismo. Porque nos hemos amado bajo los vientres chispeantes de las locomotoras, en los confesionarios, las tumbas putrefactas, los sanitarios públicos, los ascensores, las terrazas celestes, los anfiteatros con los muertos, y bajo los semáforos que iluminan nuestros cuerpos semidesnudos en la semioscuridad acechada por los serenos y las sirenas de los altos hornos industriales...

hemos destruido ídolos de barro y plomo por el solo placer de destruir y renegar de las tradiciones, de los santos de los héroes...

hemos hecho una literatura alucinada convocando las inmundicias, las libertades, las dudas, los furores y las iniquidades, y nos hemos escandalizado con el poder de nuestro genio negativo...

Somos de una raza nueva que santifica el placer y los instintos, y libra al hombre de los opios de la razón y de los idealismos trascendentes...

Todo lo que tenemos para ofrecerle a la juventud es la locura, pues es necesario enloquecernos antes de que llegue la guerra atómica. El hombre será aniquilado por el hombre. La humanidad borrará en un segundo la historia infame que escribió en un millón de años. Nosotros nos apresuramos a saludar regocijados su desaparición, y nos vomitamos jubilosamente en su inútil historia de miles de siglos. Estamos asqueados, y nos negamos a sobrevivir en esa ilustre inmundicia...

El sol nace siempre según su eterna costumbre sobre la cima de las cordilleras, pero nunca lo vemos porque nos levantamos cuando estalla con los últimos arreboles de alba eléctrica de la nueva noche.

Estamos aterrados de nuestra maldad y solicitamos al Estado que abra para nosotros los manicomios, los presidios y los reformatorios, porque somos geniales, locos y peligrosos, y no encontramos otros sitios más decentes para vivir en la sociedad contemporánea.

Todavía ustedes los moralistas, los racionalistas y los estetas se estarán preguntando: "Y más allá del horizonte de la locura ¿cuál es realmente el fin del nadaísmo?" Y nosotros diremos: "El Nadaísmo no tiene fin, pues si tuviera fin ya se habría terminado. Nosotros nos contentamos con progresar devotamente hacia la locura y el suicidio. Hacemos el mal, porque el bien no sienta a nuestro heroísmo".

 

EVOCACIÓN DE GONZALO ARANGO

POR JAIME JARAMILLO ESCOBAR

EN 1931 NACIÓ UN PRECIOSO NIÑO EN EL HOGAR FORMADO POR DON FRANCISCO ARANGO Y DOÑA MAGDALENA ARIAS. LO MECIERON EN SU CUNITA. LE DIERON BIBERÓN. NADIE SOSPECHABA NADA.

LO CONOCÍ EN 1946. ERA ENTONCES UN CHICO DE ASPECTO DELICADO, LO MÁS INOFENSIVO DEL MUNDO, SIEMPRE CON UN LIBRO BAJO EL BRAZO. NO SERVÍA PARA JUGAR AL FÚTBOL.

LE GUSTABA MUCHO QUEDARSE HARAGANEANDO EN EL RÍO, DISPUTÁNDOLES LAS GUAYABAS A LOS PÁJAROS, LEYENDO A PLATÓN. LE REPROCHÉ PORQUE NO IBA A CLASE. ME CONTESTÓ: - VOS SOS PENDEJO. PLATÓN ES MUCHO MEJOR MAESTRO QUE DON SOFONÍAS ARCILA.

ME DOLIÓ POR DON SOFONÍAS. ME GUSTABA MÁS EL NOMBRE DE SOFONÍAS QUE EL DE PLATÓN, QUE PARECÍA UN APODO; Y ADEMÁS DON SOFONÍAS ERA EL PROFESOR DE CIENCIAS NATURALES, MI MATERIA PREFERIDA. HACER HERBARIOS, EMBALSAMAR ANIMALES: NO HAY UNA COSA MÁS LINDA EN LA VIDA. EMPECÉ A COGERLE FASTIDIO AL TAL PLATÓN.

NOS HICIMOS MUY AMIGOS, GONZALO Y YO. USTEDES SABEN CÓMO ES CUANDO DOS CHICOS EN EL COLEGIO SE HACEN AMIGOS: LOS PROFESORES CREEN QUE SON MARICAS. SI NO FUERA POR LOS PROFESORES, LOS MUCHACHOS PODRÍAN SER FELICES.

EN ESE TIEMPO LA FILOSOFÍA ESTABA DE MODA ENTRE LOS ESTUDIANTES DEL LICEO JUAN DE DIOS URIBE, EN ANDES, A LA ORILLA DE TORRENTOSO RÍO SAN JUAN, QUE SE HA TRAGADO CARROS CON TODA LA GENTE ADENTRO; Y SE CANSAN DE BUSCAR A LOS AHOGADOS, Y NO LOS ENCUENTRAN SINO CUANDO YA VAN LLEGANDO AL RÍO CAUCA, CON ESE MODO DE NADAR, TAN CALMADO E INDIFERENTE, QUE TIENEN LOS AHOGADOS.

Y ADEMÁS DE LA FILOSOFÍA, TAMBIÉN ESTABA DE MODA ENTRE NOSOTROS LA ORATORIA, Y LOS MÁS AFICIONADOS SE IBAN A GRITAR IMPROVISADOS DISCURSOS AL RÍO, Y YO SÉ QUE EL RÍO LOS GRABÓ, PERO SE LOS LLEVÓ HASTA EL MAR, Y AHORA ESOS DISCURSOS ANDARÁN ASUSTANDO A LA GENTE EN EL MAR.

PORQUE ENTRE ELLOS ESTABAN LOS DE LUIS ANÍBAL TASCÓN, UN INDÍGENA QUE LLEGÓ A SER ABOGADO PARA DEFENDER A SU TRIBU, Y ENTONCES LO ASESINARON; Y ESTABAN LOS DE GONZALO ARANGO, QUE QUERÍA SER ORADOR Y FILÓSOFO, Y MUCHAS OTRAS COSAS, ALGUNAS DE LAS CUALES ERAN INCOMPATIBLES ENTRE SÍ, POR LO CUAL TUVO QUE ESCOGER, Y ESCOGIÓ, Y NO SABÍAMOS QUE EL ESCOGIDO ERA ÉL.

YO CURSABA EL PRIMERO DE BACHILLERATO, GONZALO EL SEGUNDO, PUES ÉL, EN ESE ENTONCES IBA ADELANTE MÍO, Y AHORA YO VOY DETRÁS DE ÉL.

PROCURABA SIEMPRE APARTARSE A LEER, Y CONSTRUYÓ UN REFUGIO EN EL SOLAR DE SU CASA, CON AYUDA DE BERNARDO SALAZAR, UN COMPAÑERO DE BETULIA, INTERNO COMO YO. LOS SÁBADOS Y LOS DOMINGOS IBAN A TRABAJAR. PUSIERON PISO DE TABLAS, Y PAREDES DE TABLAS, Y LAS VENTANAS NO LAS PUSIERON DE NADA, SINO DE VENTANA, CON UN TECHO, PARA QUE, SI LLOVÍA, LA LLUVIA PUDIERA HACER ESE RUIDITO TAN SABROSO QUE A LA LLUVIA LE GUSTA HACER EN LOS TECHOS DE LAS CASAS PARA QUE LA GENTE QUE ESTÁ DEBAJO SE QUEDE QUIETA Y EMPIECE A BOSTEZAR Y SE VAYA DURMIENDO CON UN LIBRO EN LA MANO.

BERNARDO SALAZAR FUE DESPUÉS MAESTRO DE ESCUELA. TENÍA QUE SER MAESTRO DE ESCUELA, PORQUE ERA UN MUCHACHO MUY POBRE. UNA VEZ FUI A SU CASA. UNA VEZ NADA MÁS, PORQUE QUEDABA ALGO LEJOS. ESA VEZ QUE FUI A SU CASA, LO HICE SOLAMENTE PARA CONOCER Y SALUDAR DE MANO A SU MADRE Y A SU HERMANA. VIVÍAN TAN SOLITAS LAS DOS QUE ÚNICAMENTE LAS ACOMPAÑABA EL TIEMPO CON SUS HORAS, SUS MINUTOS Y SUS SEGUNDOS, EN UN RANCHITO MUY FLACO Y CON UN PERRITO DE ESA RAZA QUE LLAMAN FAMÉLICA, O LATINOAMERICANA, QUE SI NO LO COGÍ FUE PORQUE NO SE PODÍA COGER, PERRITO INASIBLE, CON TUS LADRIDOS DE BIENVENIDA, LADRIDOS INAUDIBLES, COMO TANTOS PERRITOS DE GENTE POBRE, QUE CASI NO TIENEN PERRITO.

AQUEL RANCHITO, EN LAS AFUERAS DE BETULIA, ERA UN RANCHITO DE PAJA CON UN PATIO MUY BARRIDO, DONDE BRILLABAN LAS ROSAS MÁS LINDAS DEL MUNDO, PERO ERAN UNAS ROSAS CHIQUITITAS, COMO LA POBREZA QUE TENÍA SITIADO AQUEL RANCHO.

PARA LLEGAR ALLÍ, YO HABÍA TENIDO QUE IR DE ANDES A BOLOMBOLO EN BUS, Y MIRAR UN RATO BIEN LARGO EL RÍO CAUCA, PARA QUE NO SE ME OLVIDARA CÓMO ERA AQUÉL RÍO, Y DESPUÉS HABÍA TENIDO QUE IR POR OTRA CARRETERA Y PASAR POR CONCORDIA Y LLEGAR A BETULIA EL DÍA SIGUIENTE, PORQUE HABÍA HABIDO UN DERRUMBE Y NO HABÍA QUEDADO PASO Y YA ESTABA MUY OSCURO CON LA LLUVIA QUE CAÍA.

Y AL RATO DE HABER LLEGADO NOS SIRVIERON LA COMIDA, A MÍ Y AL PERRITO. NO HABÍA MÁS COMIDA QUE ÉSA, PERO NO ERA GENTE DE LIMOSNA. ANTES EN ANTIOQUIA LA GENTE ERA ASÍ. LOS LIMOSNEROS VINIERON DESPUÉS. A LOS LIMOSNEROS LOS PRODUCE LA RIQUEZA. MIENTRAS MÁS LIMOSNEROS HAY, MÁS RICO ES EL PAÍS. Y LOS ESTADOS UNIDOS DEBEN SER UN PAÍS MUY POBRE, PORQUE ALLÁ NADIE TIENE UNA MONEDA PARA DAR. SI TE LA DAN, TE COBRAN INTERESES.

AQUÉL REFUGIO QUE GONZALO CONSTRUYÓ EN EL PATIO DE SU CASA PASÓ A LLAMARSE LA ISLA, Y GONZALO Y YO TUVIMOS DESDE ENTONCES LA OBSESIÓN POR LA ISLA. COMO NUNCA PUDIMOS TENER ESA ISLA, TERMINAMOS CONSTRUYÉNDOLA DENTRO DE NOSOTROS MISMOS, Y ESA FUE LA RAZÓN POR LA QUE MÁS TARDE GONZALO SE APASIONÓ POR SAN ANDRÉS Y PROVIDENCIA, Y ALLÁ ENCONTRÓ A ANGELITA, QUE LO ESTABA ESPERANDO DESDE 1946, O QUIZÁ DESDE ANTES, DESDE EL COMIENZO DEL MUNDO.

COMO NADIE SABÍA EL MODO EN QUE LAS COSAS SE ENTRELAZAN ACÁ EN LA TIERRA, GONZALO LE TRANSMITIRÍA MUCHO DESPUÉS A SIMÓN GONZÁLEZ RESTREPO AQUELLA IDEA DE LA ISLA, Y POR ESO SIMÓN FUE A PARAR A SAN ANDRÉS, Y SAN ANDRÉS TUVO UN BUEN GOBERNADOR POR PRIMERA VEZ EN TODA SU HISTORIA.

COMO YO TENÍA UN PERIÓDICO, CONVENCÍ A GONZALO DE QUE ESCRIBIERA UN ARTÍCULO, Y LO ESCRIBIÓ SOBRE EL QUIJOTE, EN EL CUARTO CENTENARIO DE CERVANTES. ESE ES EL PRIMER ARTÍCULO QUE GONZALO ESCRIBE, SIN SABER QUE DESPUÉS IRÍA A PARECERSE UN POCO A QUIJOTE, PORQUE ASÍ ES EL MODO QUE LAS COSAS TIENEN DE ENTRELAZARSE EN ESTE MUNDO.

TAMBIÉN ORGANIZAMOS UN CENTRO LITERARIO, EL CENTRO INDIO URIBE, QUE ERA MÁS O MENOS COMO LOS TALLERES DE HOY.

DESPUÉS DEL COLEGIO LE CAMBIARON LA TEJA DE BARRO COCIDO POR PÁGINAS DE ETERNIT Y DEJARON SEMBRAR CASAS EN LOS TERRENOS A SU ALREDEDOR. PERO EN LOS AÑOS CUARENTA ERA UN BELLO E IMPONENTE EDIFICIO SOLITARIO EN UN RECODO DEL RÍO, SOBRE UNA BREVE MESETA. A SU FRENTE ESTABA EL CAMPO DE FÚTBOL, PRESIDIDO POR EL BUSTO DEL INDIO URIBE.

UNA MAÑANA ENCONTRAMOS CON SORPRESA QUE DURANTE LA NOCHE UNAS FUERZAS QUE NO SOSPECHÁBAMOS, PERO QUE DEBÍAN SER LAS MÁS NEGRAS Y SANGRIENTAS DE LA HISTORIA, HABÍAN DERRIBADO EL BUSTO Y LE HABÍAN SEPARADO LA CABEZA. ERA 1948. EMPEZABA LA VIOLENCIA EN COLOMBIA.

POR ESO UNA NOVELA DE AMÍLCAR OSORIO ACERCA DE AQUELLA ÉPOCA SE TITULA: "LA EJECUCIÓN DE LA ESTATUA", NOVELA INÉDITA, COMO LA MAYOR PARTE DE LA OBRA NADAÍSTA, QUE A PESAR DE ESTAR INÉDITA TÁNTO HA INFLUIDO EN LA NUEVA LITERATURA COLOMBIANA DESDE SUS SOLOS TÍTULOS: "SÚBETE EN TODO MÍ", O "LA FRENTE CUBIERTA POR EL CABELLO", SON TÍTULOS QUE POR SÍ SOLOS TRANSFORMAN UNA LITERATURA. LA OBRA POÉTICA DE AMÍLCAR U., O LA DE DARÍO LEMOS, TUVIERON RECONOCIDA INFLUENCIA EN LA POESÍA JOVEN, AÚN SIN HABER SIDO PUBLICADAS EN LIBRO. Y EL QUE MÁS LIBROS HA PUBLICADO, EDUARDO ESCOBAR, QUE HA PUBLICADO TRECE, LOS SIGUE CONSIDERANDO INÉDITOS, CON TODA LA RAZÓN. EN 1970 AMÍLCAR OSORIO ESCRIBIÓ: "HACE DOCE AÑOS QUE EDUARDO ESCOBAR ES EL MEJOR POETA DE COLOMBIA Y POCA GENTE LO SABE". ESTAMOS EN EL 86 Y LO ÚNICO QUE HA CAMBIADO ES QUE YA HACE VEINTIOCHO AÑOS.

EN 1949, GONZALO VIAJA A TERMINAR EL BACHILLERATO EN EL LICEO ANTIOQUEÑO. CUANDO LO VUELVO A VER ES REDACTOR DE LA REVISTA DE LA UNIVERSIDAD Y SECRETARIO DE LA BIBLIOTECA Y ME DEJA LEER LOS LIBROS QUE SE ENCUENTRAN PROHIBIDOS, EN UNA SALA LLAMADA "EL INFIERNO", DE DONDE SACO ALGO CHAMUSCADOS A THOMAS MAN, A HERMAN HESSE, Y A MUCHOS OTROS GRANDES MAESTROS QUE ABEL NARANJO VILLEGAS TENÍA CONDENADOS ALLÍ.

MUY PRONTO GONZALO RENUNCIÓ A LA UNIVERSIDAD, PORQUE DIJO QUE LO QUERÍAN GRADUAR DE IMBÉCIL, Y SE RETIRÓ A UNA CASITA DE CAMPO DE DONDE SACABA BULTOS DE NARANJAS QUE VENDÍA ÉL MISMO EN LA PLAZA DE MERCADO PARA PODER COMPRARLE PAPEL Y CINTA A SU DEVORADORA MÁQUINA DE ESCRIBIR, ESA MÁQUINA DE GONZALO MASTICABA CINTAS SIN PARAR. ESCRIBIÓ "DESPUÉS DEL HOMBRE" Y "ADIÓS AL PARAÍSO", NOVELAS QUE NO SE PUBLICARON PERO OTROS APROVECHARÍAN SUS TÍTULOS.

POCO A POCO SE FUE VOLVIENDO AGRESIVO Y SOMBRÍO, Y UNA NOCHE QUE ME LO ENCONTRÉ EN LA PLAZUELA NUTIBARA ESTABA COMPLETAMENTE TRANSFORMADO. SE SUBIÓ EN UNA BANCA, GRITÓ COMO UN POSESO: - ¡YO SOY DIOS; HUÍD DE MÍ!, Y SALIÓ CORRIENDO O VOLANDO, NO LO PUDE VER BIEN.

EN 1958 GONZALO FUE A CALI PARA FUNDAR EL NADAÍSMO VALLECAUCANO, QUE RESULTÓ SER DISTINTO DEL NADAÍSMO ANTIOQUEÑO, PORQUE EL NADAÍSMO ANTIOQUEÑO NO CONOCIÓ EL HUMOR. DESPUÉS DE UNA DE ESAS CONFERENCIAS INICIALES QUE SE CONVERTÍAN EN CASOS DE ORDEN PÚBLICO, CON CARGAS DE LA CABALLERÍA, NOS ENCONTRAMOS EN UN CAFÉ DE LA CALLE DOCE, Y ALLÍ CONOCÍ A JOTAMARIO. ERA UN CHICO DE ASPECTO DELICADO, APARENTEMENTE INOFENSIVO. NADIE SOSPECHABA NADA.

BOGOTÁ, CASA DE POESÍA SILVA, SEPTIEMBRE 25 DE 1986. ARCHIVO DEL MOVIMIENTO NADAÍSTA. BIBLIOTECA PÚBLICA PILOTO DE MEDELLÍN PARA AMÉRICA LATINA.