Counter Stats
accomodation gold coast
accomodation gold coast Counter

 

 

 

En el parque


Entiendo que la angustia del prelado
por el fin del milenio jubilar
no se ha extendido aún a las valientes
ni a los valientes de esta hermosa tropa
de poetas del grande Federico.

Resueltamente vienen los domingos
a encender los faroles del insomnio
con metáforas altas y perfectas,
a la velocidad del pensamiento,
atrayendo palomas mensajeras
con un mensaje urgente de la poesía:
Que si existe el amor, que ha sido cierto
que quien escribe estos versos de eso ha muerto,
hace mil años ya,
pero persiste en regresar
detras de una sonrisa provocada al instante en que ésto leo,
y no se necesita sino un beso
para ganarle a Dios la eternidad
y espantar ese pajaro agorero de la muerte por siempre:
no hay cintura superior a la estrofa de alelíles,
ni otro seno que duplex no palpite mercurial
como un verso repetido en la aurora que dan las 6 pm.

De todos los domingos de este parque
enemismado con los enemigos
de la pasión completa de mis ojos
atravesando el tiempo de una niña
cantando la canción del despertar.

Sucede que me parto si regreso,
y si regreso parto,
condiciones para poder inagurar la risa de las hadas,
y un duende bajo el tronco
de la silla del piso de ladrillos
donde improvisa el viento la esperanza
de poder resurgir de las tinieblas
esta luz de mis ojos expectantes
por verte aparecer detras del arco de los olvidos,
y la penitencia que es soñar que jamas me correspondes
esta secreta y unica dolida
belleza de quererte más que al sol.

por eso mismo,
sólo estas razones me empujan de la cama cada dia
preparando la fiesta de mis pasos
cada domingo cuando me dirijo al parque
a escuchar esos versos y a escribirlos
temblando de mi amor a los sonetos,
y a todo cuanto existe, vivo o muerto.

Muchas gracias, muchisimas.
Aplaudo la existencia de todos y de todas
como el milagro exacto que proteje
la razón de existir y ser poeta
en medio de la noche y de los dias
diferentes a todos los domingos que conocí,
sentado en este parque con Federico el grande
y su tropa de valientes poetas y poetas

 

 

Mario Ochoa
Santamarta 1947 - Bogotá 2003

Economista con posgrado en Harvard, con una tésis sobre el hambre en el mundo que todavía hoy se toma como punto de referencia para analizar la desnutrición infantil y sus incidencias en los paises subdesarrollados. Siempre disfrutaba interpretando blues en diversas ciudades de Colombia y el mundo. Además compartía su tiempo libre con los talleres que organiza Domingo Atrasado en el parque de Usaquén los domingos a las 3 de la tarde.

Publicó los libros de poemas Memorias de azul, En el parque y Cantos repetidos