Counter Stats
accomodation gold coast
accomodation gold coast Counter

 

 

 


El padre


La casa era tansola
el barrio tan callado
que no sabíamos cómo apretar
nuestro silencio
Por las noches
la fragua rojamente nos miraba
mientras mi padre con su mano grande
corría el sudor de su pecho de arcilla.
A las ocho
todos nos recogíamos en el camastro
a soñar bisontes y astros
y a escuchar los remolinos de la noche.
En el fondo de la casa
había un olor a café, a cueros y agua.
Una vez vino el circo
en un tren con sueño...
tenía hombres de cara enharinada
y largas piernas de madera.
Muchachas vestidas extrañamente
con escamas de peces
y enanos como niños monstruosos
caminando bajo la lluvia.
El domingo siguió azul
pero el circo se llevó
la sonrisa de los muchachos
enredada en el trapecio.
La fragua no calentó más el hierro
y mi padre ya no trajo pan los viernes
se lo llevó un caballo preñado de sombra
y un árbol fue más verde.
Mi madre siguió lavando la ropa
y jugando al no-me-olvides.

El pueblo quedó como siempre
con sus techos pardos
barridos por el viento.
El domingo siguió apenas azul...
y éramos hombres de quince años


Vuelvo a las calles/...


Vuelvo a las calles
La parlítica, vendiendo crisantemos y margaritas
es un buen tema para mí.
Hoy más lejos que nunca, el ruiseñor del alba,
y de otras gratitudes.
El asfalto de las calles es cruel.
Veo al sol ampollar el asfalto.
El tiempo está en la cara de la mujer paralítica,
......colándose,
por entre sus arrugas, que recuerdan sonrientes,
cansadas, sudorosas, yendo diario al trabajo,
todas aquellas cosas que ha hecho,
o dejado de hacer:
el recipiente del agua seco,
las mustias y tristes filas de los gladiolos,

y al hijo que se emborracha, duerme y procrea,
despreocupado de la tierra, que le repugna,
de la que huye, desde que fue soldado,
mientras que va encontrando,
al regreso del cuartel, sus amigos de siempre
.

 

 

Mario Rivero
Envigado, Antioquia 1935

Voluntario en la guerra de Corea, cantante de tangos, actor de teatro , vendedor de libros y de arte. Director y fundador en 1972 de la revista Golpe de Dados. Crítico de artes plásticas, en Diners y en el periódico El Espectador. Publicó libros sobre sobre Botero, Manzur y Rayo. Dirigió de 1974 a 1990 el programa dominical Monitor de la cadena radial Caracol. Ha recibido los siguientes premios y menciones: Premio nacional de poesía «Eduardo Cote Lamus» en 1972, Mención internacional en La Habana, en 1973. Condecorado en el Festival de Proartes de 1983, en 1993 Ulrika le rinde un homenaje durante el II Encuentro de Poetas Hispanoamericanos y en el 2001 fue condecorado con la Cruz de Boyacá en ceremonia realizada en la Casa de Poesía Silva. Su obra ha sido traducida al ruso, al inglés y al italiano. Libros: Poemas urbanos (1966); Noticiario 67(1967); Y vivo todavía (1972); Baladas sobre ciertas cosas que no se deben nombrar (1973); Baladas -antología-(1980); Los poemas del invierno (1984); Mis asuntos (1986); Vuelvo a las calles (1989); Del amor y su huella (1992); Mis asuntos -antología-(1995); Los poemas del invierno (1996).