Counter Stats
accomodation gold coast
accomodation gold coast Counter

 

Bacatá nocturna

Comediante en bancarrota
con el cinismo amargo de constelaciones
y planetarios que nadie visita,
feme fatal que conoce a la perfección
la marca de las mallas veladas
que usa la realidad para embotellar lo sensual
en un chanel número 5,
glamour más hampón que destruir a la propia madre,
gata desafilada en tiempos
en que ninguno sale desarmado,
coctel de máscaras,
fiestas de disfraces en el cartucho,
para fucús de mortalidad alta,
un café descafeinado
madres infectadas con lactosa amarga.
Prometeo, Séneca y Moisés
subastados al mejor postor,
la mejor postora,
la mejor postura,
la más indiscreta rezandera,
la más vendida de las morales,
inclusive cargan con código de barras
y bossanova gamín
que ni el fautista de Hamelin
se rehusa a llevar tanta rata

 


A ciudad regalada sí se le mira el diente

Barrios acribillados en las colinas,
insípidas ladrilleras,
ciudad de aliento frío,
cremosas soledades con el bálsamo del rumbo fijo,
vecindades fantasma,
los capuletos y los montesco
son ahora numerosas pandillas,
artificial comunidad,
locales abandonados,
no parquee,
y las putas ya no saben donde posar los ojos,
cualquiera es un posible portante y aportante,
el terciopelo fue para los dioses,
ahora acrílicos, vinilos, acetatos
y escasas bombillas alumbran las troncales,
no vaya a ser que se nos vele
este lindo retratico


Requiem del espejo

Me rehuso a lustrar todos tus silencios,
me rehuso a lijar los grumos de aire que te deforman la cara,
me rehuso a levantarte la mirada,
y me rehuso por completo a rehacerte,
bien sabes que eres un complejo enjambre de porcelanas.

Me rehuso a rebautizarte
y me rehuso a ser espiada por tu acaudalada
y húmeda y aburrida imágen,
me rehuso a ver tu parto
y no me opongo en absoluto a que te quedes ciega.

Me rehuso a proporcionarte el brillo labial que no tienes,
sabes bien que no eres sensual,
y para confirmar tus temores...
sí, te ves ridícula.

Me rehuso a ser tu aluconógeno,
tu imaginación es poca cosa y de poca monta
y si tu imaginación es negra poco me importa
no me importa si lo más alucinógeno en tu día a día
sea un frasco de pachulí con hongos perfumados,
no me importa
que estés atrapada en ese pedazo de piel,
no importan tus atuendos ni tu lloriqueo morboso.

El mundo aquí no es al revés,
así que hazme un favor
no me obligues a recrear tu rostro
aquí pensamos lo mismo
vecina no me autotortures

Espejito espejito
juntas podemos compartir un tiro


Turbina de aire libre

Púber con dimensiones de huracán
en la pequeñez de una cisterna,
mujer que no da puntada sin dedal,
malabarista disuelta en un ensueño de pantalla plana
pequeña maga vistiendo los ácidos y la sabiduría moderna
en la enciclopedia multimedia,
pájaro de artillería pesada
en la huida de la galería tatuada,
mujer en la jaula del muñequero
en los barrios del maltrato,
niña que entrena en secreto las malas palabras
mientras distrae al ángel de la guarda,
arpía que empeña sus puños a un Dios inclemente,
señora anticéptica y antibacterial
que se lava la cara
con la maldad invisible de la ubija

Laura Ortiz
Bogotá 1986

Actualmente está estudiando literatura en la Universidad Javeriana. Algunos de sus poemas aparecen publicados en la antología Domingoatrasado. Obtuvo el primer lugar en el primer concurso intercolegiado de poesía organizado por el colegio Marymounth de Bogotá (Abril de 2000)

Volver