Counter Stats
accomodation gold coast
accomodation gold coast Counter

 

Una tarde de té con Strauss
En una tarde de sangre ligera y una polka Op. 319

Estoy al otro lado del espejo,
Atenta observando sin decir una palabra
Atenta a la carrera que tiene la vida, atenta a los días
Deseando con el leve suspiro
Poder volar, alzar el ritmo que despegue los sueños, que expanda las alas.
Hoy me pregunto qué habrá hecho zarpar éste barco de papel
Que lucha entre las nostalgias de alguien que llora sobre un plato,
Sin alimento, sin sal, sin hambre .
Me pregunto como cuanto tiempo ha pasado en el que la inercia cambió su giro
Y se revolcó con el barro del olvido .
En qué momento el humo desapareció al igual que las noches y las tardes
En un rincón del mundo sin precio ni medida.
En qué momento se diluyó la tinta de una carta en la que el silencio se rompió.
Me pregunto en donde quedaron las risas y los cuentos de angustia,
Que una vez se contaron frente al fuego... ¿en donde?
Estoy atenta a la locura del músico que dejó escapar sus notas
Y se fundieron en el miedo, en la risa, en la tristeza,
Y en la canción que tararearan los Ángeles cuando atardeció frente al agua.
Sigo atenta la danza de las estrellas enloquecidas por el viento
Sigo el respiro de los árboles y del canto que grita en la ciudad,
Ayer me encontré a Chopin que se perdió en una melodía
Lo envolvió la esquina y tan sólo regaló una vida con su risa ,
Ayer tomé el último cianuro con Cortazar en la mezcla de sus ilusiones,
El óleo del ayer jugó a crear vidas,
Engendró la película, los personajes pero le faltó un público .
Hoy estoy aquí jugando a dibujar la verdad con migajas de segundos,
Hoy me encontré a la vida, jugamos la partida en la que el trato y el premio
Están firmados por epitafios que mantienen las almas perdidas,
Hoy me encontré a Strauss que defiende su último vai pas con la melancolía de un violín
Con su alma, con las pocas letras que le regaló el adiós...
el día en que el mundo le mostró su verdad.
De qué trata toda está obra que se esfuma de los dedos ,
De que tratan los viajes sin ruta
En la que se apuesta el todo por la nada
En la que se salta sin saber si hay rumbo oasis o tierra,
Estamos ciegos al salto a la caída y al vuelo
Llevamos cintas y colores en los ojos
Cinturones de recuerdos que no dejan sabor a nostalgia en la boca
Llevamos un sueño
Un desnudo que se viste con la seda del tiempo, con la eternidad .
Ahora en el minuto que ya no existe
Se lo regalo al que tiene un secreto, un abrazo por dar antes de morir ,
Estoy frente a la lluvia, frente al océano, frente al último alce de un naúfrago
En el camino en el que el crechendo de un adiós espera su partida....


No sé qué pasa

No sé qué pasa, si es que poco a poco la música se difunde con el susurro de las lagrimas
No se si las alas de los Ángeles se están expandiendo tan alto como su canto o si sus vuelos que gritan de libertad ya despegaron del tiempo para perderse entre los sueños entre los caminos que recorren la gaviotas sin miedo, sin angustia, volando tan alto como la risa, tan alto como la palabra que perdió un poema en el momento de dejar sus cenizas en el mar.
De qué se trata éste baile, en qué siglo nos hemos perdido, qué hoja en blanco no dicta el alma Sólo quiero despegar, jugar a que el silencio recorre el alma.


Aunque no quisiera.../

Aunque no quisiera escribir estás hojas de mi gesta,
y aunque quisiera ignorar el hecho de creerlas,
me consumen día a día con susu ruegos,
con las nostalgias de sus ideas,
con el polen de su primavera.
Son palabras perdidas, son sombras, sin títeres de sueños,
son las cenizas de un niño perdido entre sus sueños,
son los epitafios del olvido,
el polvo que una mariposa donó a la tierra el día de su muerte.

Aunque no lo quiera soy criminal de este acto,
que se consume entre las risas vagas .
He atentado contra la cuestion y la ausencia de los sueños...
Sí, sí es un circo está fiesta de lunáticos de ilusiones.
Se confunden entre sus angustias
que se suicidan entre los malabares de sus miedos,
se esconden entre las pinturas de tribus míticas
y lo peor nos contagian de sus ritos ,
bailamos la misma danza del día...
así es la vida, el tiempo,
al final quedamos colgados como recuerdos en la galería de nuestra historia.


Mi silencio.../

Mi silencio es como una anáfora que se repite en la rida,
en las ideas perdidas.
Desenpolvo los segundos
preguntándole a la ausencia donde esconde las comedias.
Estoy sola en el escenario
estoy vigilando el telón de las risas.
Soy el fantasma de la ópera,
le robé el papel mientras jugaba a los sueños con la fruta de la vida.
Soy la fuente que se detiene en el presente
para esperar el flash que deje inconsiente el deseo.
Sabes estoy en el rictus del día,
esperando el tiempo en que el día deje volar.
Quiero ser la locura de la alegría,
Quiero ser la amnesia de la rutina,
Quiero ser la gota de vida...


Soy como todos,.../

Soy como todos,
de barro,
pero también pertenezco a la nada...
Oí por primera vez la libertad de este mundo,
sentí la canción del viento y probé la dulzura de la música
el 3 de un mes que se reveló a los minutos y a los segundos
jugando a tener 29 días en uno de los mejores sueños de está tierra Colombia.
Soy como una pluma leve que viaja en la corriente de la vida,
jugando a volar con la música y a hablar con los ángeles.
Soy sin más una aventurera sin pausas ni cuentos,
me narro paseando por las calles donde la historia sabe a descubrimiento
y toma el té con Colón en el puerto de Barcelona mientras oigo las letras de Chopin...
No soy más que un suspiro que se pierde en el viento...

Paula Decastro
Bogotá 1984

Actualmente está estudiando literatura y arte en Barcelona. Comparte su tiempo con estudios de música. Ha publicado sus poemas en la Antología Domingo Atrasado.

Volver